Dia de muertos




Día 33

Día de muertos

14 de marzo de 2014

Encontré esta pequeña libreta y un par de bolígrafos en una casa abandonada hace un par de días, me dije a mi misma que tenía que empezar un diario en cuanto tuviera un poco de tranquilidad.
Llevar un registro de los días me ayudaría a crear un ambiente de estabilidad en medio de este caos.

A los muchachos no les parecía una buena idea; no los culpo, esta es mi forma de aferrarme a la poca realidad que quedaba, la de ellos era disparar a todo lo que se les cruzara.

Matías, Ernest y Héctor.

Viajamos juntos desde hace 20 días.

La historia de nuestro encuentro la dejare para más adelante, ahora debemos acomodar las cosas, estamos en una gran casa, rodeada por muros altos y resistentes, la entrada principal era una verja de metal.

Los infectados son débiles, impotentes en grupos pequeños, sin la fuerza suficiente para echar abajo la verja metálica, sin embargo, si su número incrementaba, las consecuencias serian desastrosas.

Contábamos con dos escopetas y cuatro revolver, además de varios bats y machetes; por mucho que tratáramos de evitar la confrontación con ellos, en algunas ocasiones eso era imposible; nunca viajamos de noche ni nos separamos en lugares amplios.
 Siempre nos desplazamos de la forma más silenciosa posible.

A  33 días de que el mundo colapsara, nuestra vida empezaba a tomar forma.

Nuestras viejas costumbres empezaban a desaparecer, nuevas y más salvajes formas de vivir florecían.

Una de ellas y la más importante.

Si te muerden, eres hombre muerto.
Nunca regresas de ese lado.
Debes morir.

Un golpe en la cabeza, un disparo, cortar la cabeza completamente.

Solo así se encuentra la paz.

No sabemos cómo comenzó, no sabemos si fue causado por el hombre o es simplemente un castigo divino.

No sabemos quién fue el primero.
Solo espero ser la última.

Espero no tener que encontrar mi fin convertida en una de esas creaturas.

Todo sueño de una vida normal pereció hace 33 días.

Todo sueño de formar una familia, ver crecer a los hijos, festejar sus logros y convivir con los nietos.

Ese tipo de futuro desapareció.

Solo quedamos nosotros.

Y ellos…

Día 33 después del fin.

Mi nombre es Casandra.

Y ellos….

Ellos  están todos muertos. 




-Casandra Pleasance Liddell 


You may also like