Narco-corridos


La libertad de expresión es un bien del que podemos disfrutar la mayoría de los mexicanos (el solo hecho de escribir este blog es una prueba)

La libertad de decir lo que quieres es una de las mejores libertades de las que gozamos los mexicanos, ¿pero en que momento la libertad de uno se convierte en el perjuicio de otro?

En que momento al ejercer nuestro derecho afectamos los de alguien mas.

Tomando como punto de partida la reciente prohibición de los narcocorridos en Sinaloa y el subsecuente apoyo de las demás entidades del país apoyando dicha postura y preparando sus reformas a los códigos civiles para prohibir este tipo de género musical.

Eh  aquí, el punto principal, una veta masiva de los géneros musicales conocidos como narcocorridos, por considerarlos apologías del crimen.
Este tipo de música a sido prohibida en lugares públicos, antros vares cantinas, comercios, transporte publico, etc.

Todo con el propósito de que jóvenes mentes crezcan en un estado deformado de realidad, un estado de justicia erróneo, donde gracias a este genero musical, que canta canciones alabando actos criminales como si fueran gestas heroicas comienzan una preparación mental de los futuros criminales.

Y las reacciones no se hicieron esperar, divididas opiniones a favor y en contra de dicha ley, en contra por considerarla fascista, por que con este tipo de leyes se empiezan a ceder derechos civiles de libertad, donde el gobierno poco a poco comenzara a decir que escuchar, que ver, que consumir, y claro, solo cuando al gobierno le convenga.

Y otros a favor de dicha prohibición, ya que ese tipo de música no la consideran como parte de la cultura, esa música no es arte, una música sin aporte a la sociedad, mas que destruir los valores establecidos.

Y como opinión personal, diría que es una medida justa, ya que ese tipo de música no aporta nada a la sociedad, y más que la música en si, sus letras son las que tienen poca valía cultural.

Pero y que si fueran tras mi música preferida (y eh de aceptar que alguna música que escucho es realmente perturbadora)

Y las reacciones no se hicieron esperar, artistas dedicados a este genero musical preparan un contra ataque mediático, sus disqueras preparan discos de regalo y camionetas adecuadas con bocinas y listas para recorrer puntos estratégicos, reproduciendo este tipo de música.

¿La desobediencia civil es la solución a dicha ley?

Y como siempre sucede cuando algo es prohibido.

¿Realmente la prohibición servirá para acabar con este mal?

O solo servirá de promoción para este.

Será esta una solución viable, o solo una forma de cubrir los verdaderos problemas.

-MARIUS VON CHESHIRE 


You may also like