Dia de muertos-cap-7-Chocolates. Parte 1



Día 41


22 de marzo de 2014

Chocolates.

Parte 1

Tomamos todo lo que pudimos llevar con nosotras de la tienda donde nos refugiamos, kimira limpio su katana y la preparo para la batalla, yo contaba con un bat metálico y con un par de berettas 92fs de 9 mm semiautomáticas.

El centro comercial estaba a solo unas calles de distancia, pero el recorrido podría tornarse peligroso con mucha facilidad, las calles casi no tenían sonámbulos, pero si por error tengo que disparar mi arma, las cosas se pondrán muy feas.

Kimira y yo acordamos que lo mejor seria ir por las calles, seria lo mas rápido, discutimos la idea de ir por los techos o por las alcantarillas, pero rápidamente las desechamos, lo mejor seria hacerlo rápido y así seria.

Salimos con la menor cantidad de ruido, los sonámbulos estaban dispersos, eso nos daría mas oportunidad de pasar entre ellos sin ser notadas, aun así debíamos mantenernos calladas.

Las calles eran un desastre, carros destrozados, escombros esparcidos por todas partes, cadáveres malolientes pudriéndose en cada rincón, partes que alguna vez pertenecieron a un cuerpo, sangre seca, muerte.

Y por muy raro que me parezca, la mayoría de este desastre no fue causada por los sonámbulos, todas las cosas regadas en las calles, los autos destrozados, las casas incendiadas y los aparadores de las tiendas no fueron destrozadas por los zombies, todo fue causado por humanos.
Humanos a los cuales la histeria colectiva atrapo, humanos que aprovecharon la oportunidad para saquear todo lo que se encontrara a su alcance, humanos comportándose peor que zombies.

Llegamos en menos de 10 minutos al estacionamiento del centro comercial, no era un camino muy largo por recorrer, aun así, los alrededores se encontraban llenos de sonámbulos, dispersos, pero notablemente en grandes cantidades.

-Lo primero que are al entrar, será encontrar una de esas maquinas de dulces, comprobare que el cristal este entero y entonces lo romperé con el mango de mi espada- kimira sonaba asombrosamente entusiasmada con la idea.

Debí mirarla un poco raro, ya que inmediatamente me contesto sin que le preguntara nada.

-quiero un chocolate.

Me gusto su idea.

Al llegar a las puertas del centro comercial notamos un pequeño inconveniente, las persianas de metal estaban abajo, el abrirlas no seria mucha dificultad, lo difícil seria hacerlo sin provocar un ruido extremo, alertando a todos los sonámbulos de nuestra presencia.

Decidimos darnos un respiro, tomar aire y generar fuerzas, un par de chocolates nos esperaban dentro.

Al acercarnos a la persiana escuchamos algo, algo que no teníamos planeado escuchar.

Una voz masculina nos grito, autoritaria, amenazante.

-¡largo!, si se atreven a tocar la cortina metálica las matare.

La voz provenía del segundo piso, desde una ventana rota, un hombre con un rifle de caza en mano nos apuntaba, dispuesto a matarnos.

-no tiene ningún derecho a corrernos de aquí, abra la cerca metálica o lo aremos nosotras, no tenemos planeado irnos de aquí.

Kimira hablo.

El extraño nos observo unos momentos, evaluándonos, esperando y meditando su siguiente movimiento.

-como gusten.

El disparo del rifle de caza opaco todo rastro de su voz.

La bala no estuvo dirigida a nosotras.


Un auto estacionado comenzó a sonar, la bala acciono la alarma anti robo.

La alarma, sonando en lugar desolado, donde ningún otro sonido competía contra ella.

Ellos la escucharon, todos los zombies a kilómetros de distancia, los derrumbados se levantaron, los que estaban de pie comenzaron a correr, ese sonido los atraía, ellos sabían que encontrarían ahí un gran premio y si llegaban primero les tocaría la mayor parte.

Cientos de zombies.

Y solo dos de nosotras.

Y algo mas que zombies…….

 -Casandra Pleasance Liddell 


You may also like