Elle-cap2-Platica de adultos.




No hablamos en todo el trayecto, no podía dejarla hablar ahora que sabia de lo que ella era capaz; decidí llevarla a mi hogar, un departamento de ínfima clase en la peor parte de la ciudad.

Realmente acogedor.

Al llegar le ofrecí un poco de comida, la ropa que traía puesta estaba limpia, al parecer no se encontraba nerviosa ni temerosa por lo sucedido.


–      ¿Cual es tu nombre?

–      Mi nombre es elle, aunque los otros me conocen como Gabrielle.

–      ¿No les revelaste tu verdadero nombre?

–      No

–      ¿Y a mi si?

–      Claro, estoy en deuda contigo, sé que no me lastimaras.

Debía ser sincero con ella, no es una de mis cualidades, si es que tengo alguna, pero nuestro encuentro significaba mucho para ambos.

– Llámame Legión.

Me observo con detenimiento, no podría saber que pensaba, sus ojos eran un mar profundo, oscuro y antiguo.

–      ¿Como terminaste con esos tipos?

–      Ellos me secuestraron, llegaron a mi pueblo natal, destruyeron todo, mataron a los hombres, violaron a las mujeres y a las jóvenes, a las niñas menores las tomaron prisioneras, yo era una de ellas, ellos me vendieron, tenia 11 años.


Ellos me “cuidaron” hasta que cumplí 12, solo fueron unos meses, después me vendieron a un prostíbulo.


-       Ahora tengo 14 años.


Vendieron mi virginidad a un alto precio, o al menos eso fue lo que murmuraban, después de eso me consiguieron un gran numero de clientes, algunos agradables, otros asquerosos.

–      No pareces realmente afectada por eso.

Me miro a los ojos, por un momento creí que haría lo mismo que en la entrada del bar.

-        Igual que tu, no pareces del tipo compasivo con las desgracias de los demás.

Ella tenía la razón, ella lo sabía y es por es que la traje conmigo, ella no es alguien normal, ella es algo más.

-       ¿Y que paso después del prostíbulo?
Estoy seguro que si fueras una esclava mas, esos gorilas te abrían matado a la primera oportunidad.
No te buscarían para llevarte de nuevo, a menos que fueras alguien importante.

-       Bueno, resulta que ese prostíbulo tenia clientela exclusiva, entre uno de los tantos clientes, se encontraba una persona diferente a las demás.

-       Claude.

-       El sabía lo que era, él sabia todo el potencial que yo poseía, así que me compro al prostíbulo y me comenzó a usar.

– ¿Que eres?

No deje que continuara con la historia de Claude; de eso me ocuparía después, tenia una pregunta mas importante que requería respuesta.

Tomo su tiempo, dejo que especulara un poco mas acerca de su verdadera naturaleza, que tomara mis precauciones y acciones futuras.

–      Soy una bruja.

No mostro ni un momento de duda o titubeo.
Lo dijo como algo natural.

No era la primera vez que escuchaba esa palabra de la boca de una mujer, no era la primera vez que me encontraba frente a una mujer de sus capacidades.

Ella no era cualquier charlatana, ella realmente tenia poderes, poderes mas grandes que cualquiera.

Ella lo sabía.

Yo lo se.

Una niña.
Mirándome a los ojos como casi nadie en el mundo; siempre que alguien me mira a la cara, lo único que muestran es terror, asco, miedo.

Pero ella no.

-       ¿Que es exactamente lo que esperas de mi?

La frialdad en sus ojos y en sus palabras me mantenía alerta, no podía bajar la guardia.

-       Estoy en deuda contigo, de ahora en adelante, te ayudare en todo lo que me pidas.

No.
Eso no podría ser todo.
Algo estaba escapando a mi visión del panorama.

-       ¿Por qué me obligaste a besarte afuera del bar?
-       Te matare si vuelves a usar tus poderes en mi, ¿lo entiendes?

No respondió, solo movió su pequeña cabeza en señal de asentimiento.

Este encuentro supondría el fin de mi aburrimiento.

Pero aun no sabía que significaría a futuro.

Era hora de visitar a una vieja amiga.

Estoy seguro que le agradara mi visita.



-MARIUS VON CHESHIRE


You may also like