Dia de muertos-cap-9-En camino.




Día 45

Día de muertos

26 de marzo de 2014

En camino.

Nunca pensé volver a verlo, no después de creerlo muerto, pero al no encontrar su cadáver, o restos de el, siempre tuve una pequeña espina clavada en relación a Héctor.

No se como logro sobrevivir, no se por que nos dejo abandonados en aquella casa, dejando morir a nuestros dos compañeros, pero ciertamente no me importaba mucho averiguarlo, no era la primera vez que alguien traicionaba a sus amigos, sea por miedo o cobardía, pero no me importaba su versión de la historia.

Solo debía ignorar su presencia.

Las paradas que hacia el autobús era pequeñas, la mayoría se hacían de día, y con extremo cuidado, aunque debo decir que en el camino no había mucha presencia de sonámbulos.

La mayoría se encontraban concentrados en la ciudad, aunque algunos de ellos se aventuraban a salir a las carreteras, la mayoría de ellas desiertas, si encontrábamos a un sonámbulo en medio de la carretera, el conductor aceleraba esparciendo restos de carne podrida por el pavimento.

Kimira se encontraba bastante callada, tal vez estar cerca de tantas personas la intimidaba, lo único que hacia era pulir su espada, raramente teníamos una conversación y prácticamente no había cruzado palabra con los demás chicos del camión.

El viaje hacia el sur debía durar al menos unas dos semanas, debíamos encontrar un pueblo bastante alejado de las grandes ciudades, pero que tuviera una gran cantidad de provisiones, una vez que lo encontráramos, debíamos limpiarlo, buscar algún tipo de sobrevivientes y rezar para que estos no nos disparen en la primera oportunidad.

Durante estos días pude hacer amistad con los tripulantes del camión, pero en especial con uno, Andrés, de nacionalidad española, lo que le daba un acento extraño al hablar, se trataba de un hombre bastante divertido, siempre viendo el lado bueno de las cosas, aun cuando el mundo se fue al infierno.

Germán era un tipo bastante interesante, al parecer antes de que el mundo se viniera abajo, el era un piloto de pruebas de todo tipo de vehículos, le encantaba la velocidad y la sensación de estar frente al volante, algo que disfrutaba enormemente.

Estos días que pasamos juntos son realmente tranquilizantes, los infectados con los que nos topábamos eran mínimos, casi daban la impresión de que la epidemia no existía, de que al final del camino nos esperaba un mundo normal, sin muerte ni destrucción.

Y espero que el final del camino sea lo que todos esperamos.




-Casandra Pleasance Liddell 


You may also like