El mismo sueño-cap-2


2



Salí temprano esa mañana, debía pasar al departamento de Ernest, debía saludarlo y preguntarle como iba todo, debía saber si por fin había decidido dejar la universidad y dedicarse por completo a la música y de ser así, debía felicitarlo y demostrarle mi apoyo.

Después de todo, si el dejaba la universidad, yo me quedaría sin ningún amigo.

Su departamento quedaba de camino al campus, no me desviaría mucho del camino, aunque no tenia ninguna certeza de encontrarlo en casa, tal vez apenas estaba saliendo de algún ensayo o de algún concierto, o tal vez estaba dormido aun, después de una noche de desvelo.

No fue necesario tocar a la puerta, Ernest nunca cerraba con llave su entrada y aunque lo hiciera, tenía mi propia copia de su llave.

Entre y vi las luces encendidas, claramente Ernest estaba en casa y despierto, lo encontré en el baño, estaba cepillando sus dientes y parecía recién bañado, tal vez había decidido volver a clases.

Al verme me saludo con la cabeza, estaba completamente vestido, estaba inusualmente bien vestido.

      Me daré de baja hoy, iré a recoger mis papeles.

Justo lo que pensaba

      Creo que después de todo, no puedo dejar la banda, no en este momento, cuando estamos teniendo una buena racha, los conciertos que damos son más numerosos, nuestra calidad ha aumentado, tenemos una gran armonía, no puedo desaprovecharla ahora.

Lo único que podía hacer era apoyarlo, desearle la mejor de las suertes, demostrarle mi amistad.
Caminamos al campus, recordando viejos tiempos, charlando de viejos amigos y anécdotas, planeando nuevas aventuras por vivir.

Charlando como si el tiempo no fuera un obstáculo.

Al llegar al campus nos separamos, el debía dirigirse a la dirección, yo aun tenia un poco de tiempo antes de que comenzaran las clases, nos despedimos con un apretón de manos, prometí ir a su siguiente concierto, hasta entonces, cada quien seguiría su camino.

El sol comenzaba a salir, era cálido, aun no tenia la potencia necesaria para quemar, su luz era acogedora, invitándome a descansar sobre el pasto.

Coloque las manos en mi cabeza, me recosté en el pasto, dejando que los rayos del sol me calentaran un poco, no pensé en nada, deje mi mente en blanco, y el mismo sueño llego.

Hace cinco años.

¿O eran más?
Su mirada.

Su cabello.

Sus labios siempre esperando que los de alguien más se posaran sobre ellos.

Sofía.

Ella dijo que se llamaba Sofía.

El mismo sueño llego.



-MARIUS VON CHESHIRE





You may also like