De filas y patas hinchadas.


No soy lo que se puede decir un "fan" de algo, un fanático de alguien o algunos, sin embargo de vez en cuando es bueno dar rienda suelta a los instintos básicos de todo buen seguidor de alguna banda e intentar tener algún tipo de contacto con ella.

El estar formado durante 8 horas en plena calle y a la merced del frió no es mi idea de diversión, al igual que tampoco lo es estar formado tantas horas para saludar a alguien; sin embargo no es la primera vez que lo hago, esta ocasión fue la segunda, todo por saludar y tomarme una foto con los chicos de Dildo.


En vísperas del estreno de su más reciente álbum, la banda se tomó el tiempo de saludar a sus fans y al mismo tiempo darle un empujón a las ventas de su álbum (no que les haga mucha falta) .



Después de unas cuantas horas de espera e inicialmente con pocas esperanzas de pasar a verlos y obtener una foto con ellos, los chicos de Dildo demostraron ser dedicados a sus seguidores y no se marcharon hasta no haber saludado al último de la fila correspondiendo a todo el cariño que sus fans les demostraron al esperarlos durante más de 9 horas (o más).

Permitiendo igualmente una foto con ellos sin coste o restricción alguno, lo que ya es mucho que decir de ciertas bandas o cantantes contemporáneos.




De vez en cuando es bueno romper con la monotonía de mi vida y permitirme experimentar cosas sin sentido y espontáneas y que mejor que conociendo a una de las mejores bandas del rock mexicano.



P.D : Después de casi dos años sin escribir alguna que otra pendejada en este blog, creo poder decir que he vuelto.


You may also like