Open Graves-Cap-3-cadenas rotas.




Me liberaron dos horas después que a los muchachos.
Mi declaración no cambio mucho, era la misma cada vez que la decía frente a los superiores de distintas áreas.
Fueron al menos 13 veces las que la narre.

Después de eso me encerraron en una pequeña celda, me dieron algo de comer y un poco de agua.
Cuanto me hubiera gustado un poco de cerveza.

Este tiempo en el encierro me sirvió para pensar en el pasado.
Cosa que muy rara vez hago.

Pensar en todo lo que he hecho.

La primera misión en la que participamos fue un verdadero desastre; no se trató de una misión bien coordinada como la misión anterior, fue una misión de búsqueda y destrucción.
Una carnicería.

Amal estuvo a mi lado todo el tiempo.
Una aldea en Vietnam fue infectada.
Toda la aldea fue arrasada.
Sin sobreviviente alguno.

Nos enviaron ahí para destruir todo lo que quedara.
Y así lo hicimos.

Fuimos el segundo escuadrón en llegar al lugar, en su mayoría nuestro escuadrón estaba conformado por novatos, para todos nosotros sería nuestra primera vez en el campo.

Al descender del helicóptero nos encontramos con una masacre, la mayoría de los infectados aún se encontraba en el centro de la aldea, y los que se encontraban lejos eran atraídos por los gritos y alaridos de los infectados en el centro.
Los grupos que llegaron primero no se encontraban limpiando el lugar; todo lo contrario, se encontraban divirtiéndose a costa de las víctimas.

Una vez que te transformas, todo lo que eras y todo lo que pudiste ser desaparece, lo único que puedes pedir es una muerte rápida para conservar un poco de dignidad.
Pero a esa pobre gente no les concedieron eso.

Los soldados a cargo de darles una muerte rápida y digna los trataban como a simples costales de arena.
Arrastraban los cuerpos podridos por todo el lugar; mutilaban a niñas pequeñas y utilizaban sus miembros cercenados para golpear a cualquier otro infectado.

Empalaban a algún infectado por la mitad del estómago, esto gracias a un tubo  sujeto al suelo; y después le ponían un poco de carne de algún animal, mientras todos observaban como el infectado se partía a la mitad con tal de alcanzar el trozo de carne y llevárselo a la boca.

Debido a que era mi primera misión y mi rango era el más bajo, no pude expresar mi opinión en cuanto a aquellos actos tan despreciables.
Todos nosotros teníamos un deber, una misión que cumplir.
Enviar al más allá a aquellas creaturas que tuvieron tan desdichado fin.

Pero al parecer casi nadie lo veía de esta forma.

Este campo solo eran un lugar de recreación, un lugar donde sacar y saciar todas sus perversiones masoquistas y sádicas, un lugar donde podías matar y torturar sin ninguna pena.

En ese momento me dije a mi mismo: nunca permitiré que me convierta en ese tipo de persona.

Nunca.

Todos esos infectados eran débiles y torpes creaturas.

Me pregunto si todos aquellos hombres actuarían de la misma forma si se encontraran con algo tan aterrador como con lo que nos encontramos nosotros.

Todo eso ahora no eran más que recuerdos.



Me liberaron sin mayor problema, me regresaron todas mis armas y mi tarjeta de seguridad.

Lo primero que hice al salir de las instalaciones de seguridad fue llamar a Amal y decirle que preparara una reunión con todo el escuadrón.
Teníamos que festejar.

Festejar que salimos con vida de aquel agujero, festejar como la familia que somos.


-marius von cheshire





You may also like