Deuda de sangre-Capitulo 7: Tentación.




La transformación suele ser muy placentera, como un gran viaje con tu droga favorita.
Una vez que despiertas transformado en algo mas, todo lo que te rodea adquiere nuevos tonos.
Tal vez podemos ver el aura de las cosas, como algunos humanos lo afirman; nuestros ojos adquieren nuevas habilidades, al igual que nuestro cuerpo.

Y la mente esta ansiosa por ponerlos a prueba.

Jin se levanto con un simple movimiento, sus heridas se comenzaban a cerrar con rapidez, sus músculos crecían en poder y volumen.
Su energía en estos momentos era interminable.

Todo lo contrario a mi condición actual.
Este proceso siempre terminaba agotándome, los rumores dicen que una vez que te acostumbras a ello no representa un gran problema.
Pero para mí esto es algo en lo que tengo muy poca practica.

Marlon y Rómulo mantenían su distancia, su mente me estaba velada en este momento, no podía ni imaginar que pasaba por su cabeza.

—Deberías hacerlo mas seguido.

La voz de Legión me trajo de vuelta al mundo real, hasta este momento no había notado que estaba tirada en el suelo, legión me ofreció su mano para levantarme; quise rechazarla, pero no podía ponerme de pie por mi misma, tuve que aceptar su gesto de amabilidad.

Jin me observaba con curiosidad, tenía tantas preguntas por hacer.
Pero no estaba en condiciones de responderlas.

—Jin debe alimentarse y tu debes descansar, si me lo permites lo llevare a cazar, es un chico listo, no creo que tenga problema alguno.

Realmente no tenia opción, aunque todo esto seguía pareciéndome muy sospechoso, muy pronto descubriría la verdadera razón de por que Legión estaba aquí; y presiento que no me saldrá nada barato.

—Déjame hablar con el primero.

Legión sonrió, se dirigió a Jin y lo envió a mi lado.

Jin estaba excitado, sus emociones se desbordaban en un torrente incontenible, no necesitaba leer su mente para saberlo.

—¡Lo hiciste! finalmente lo hiciste, me convertiste en alguien como tu.

Jin es el único que realmente quería esto, después de todo lo que tubo que soportar, esta nueva vida que le ofrecí era lo único importante para el.
Y ahora tenía lo que siempre quiso.

—Jin, escúchame, en este momento estoy muy cansada como para explicarte las cosas, por eso debes ir con Legión, él es alguien de confianza, él te dirá que hacer.

Jin volteo la cabeza, observo detenidamente a Legión, su mente comenzó a trabajar a un ritmo infinitamente veloz.

—Él… él no es como nosotros, él es completamente diferente, ¿cierto?

En eso Jin tenia toda la razón, cualquiera podía notarlo; Legión es un jodido monstruo.

—Así es, él es diferente, pero por el momento, debes ir con el, él te protegerá y te enseñara lo que debes hacer; debes alimentarte, recuperar tus fuerzas.

Jin me dirigió una mirada de preocupación, le importaba que yo también necesitara alimentarme.

—No te preocupes por mi, yo podre sobrevivir sin problemas, ahora ve, Legión te guiara.

Jin obedeció, no era algo particularmente fácil, dejar que Legión lo llevara a su primera cacería, pero era algo que debía hacerse.
Ambos salieron por la ventana, Legión me dirigió una sonrisa antes de salir.

¡Bastardo!

—No deberías ser tan ruda con el, al parecer todos lo odian.

Esa voz.
La pequeña Elle.
No note su presencia en todo este tiempo.
¿Fue mi debilidad o fue algo más?

—Al parecer tú lo estimas mucho, pero dudo que lo conozcas tan bien como yo.

—Puede que no, pero lo conozco ahora, y eso es lo que mas importa.
Es por eso que vinimos aquí, contigo.

Sus labios formaban una sonrisa encantadora, sus blancos dientes eran perfectos.

—¿Tu conoces la razón por la cual Legión me ayudo?

Elle respondió con una ligera risa.

—Claro que conozco la razón, vinimos a ayudarte.

Algo no me quedaba del todo claro, no podía confiar en esta niña, sin importar que tan hermosa fuera.

—Te lo demostrare, Legión se fue con Jin para que nosotras pudiéramos estar a solas, necesitamos charlar.

¿Elle y yo solas?
Ella claramente no era alguien común, pero dudo mucho que sea tan poderosa como para poder ayudarme.

—En eso te equivocas.
Y te lo demostrare.

Elle camino hacia donde me encontraba, extendió sus brazos y me beso la mejilla.
Su piel era en extremo cálida, como si un fuego sobrenatural ardiera permanentemente en su interior.

Acerco sus cálidos labios a mi oído derecho, sus palabras fueron un susurro.

Un susurro que helo mi piel.
—Bebe mi sangre, de esa forma tendrás la fuerza necesaria para tu venganza.

Ese bastardo de Legión, que demonios planea.
Traer a esta pequeña asta mis brazos y esperar que me alimente de ella.

Debo admitirlo, esa oferta suena tentadora.





-marius von cheshire


You may also like