deuda de sangre-cap-1-en el polvo.




Podía escuchar todo lo que decían, podía escuchar cada una de sus palabras, incluso aquellas que no eran más que susurros.

Ellos ignoraban eso, por eso podían hablar libremente de todo lo que les viniera en gana, incluso si el tema de conversación era yo.


Nos encontrábamos en una parte alejada de la carretera, no había más que plantas secas y animales rastreros, el lugar perfecto para descansar y tomar un pequeño refrigerio.

Eran cerca de las 4 de la tarde, el sol estaba aun en lo alto del cielo, los chicos preparaban algo de comer, lo acompañarían con un par de cervezas frías que compraron en una estación de servicio hace algunos minutos.

En realidad Marlon fue quien las compro, él fue quien se dirigió a la estación a comprar las cervezas y la comida, ahora era trabajo de los otros dos preparar todo.

Jin y Rómulo.

Un trio de tipos duros, motociclistas en la mitad de la nada, preparando su comida.

El día de hoy el tema de conversación era yo.

Maricia.

-llevamos cerca de dos meses siguiéndola por todo el país y lo único que nos a dado es solo una pequeña parte de todo lo que nos prometió.

El grandote hablando es Jin, el mas inquieto de los tres.

-No se ustedes pero yo me estoy cansando de esto.

Rómulo fue el segundo en hablar, Marlon se reservo su opinión, solo observaba a los otros dos con una cerveza en mano.

-aun así, estamos en mejor posición cerca de ella que lejos, después de todo, los otros ya nos han visto a su lado, si nos vamos ahora, solo seremos una presa fácil para los otros.

Un punto acertado.

-Podríamos.... no se, tratar de obligarla a dárnoslo, después de todo estaría indefensa sin nosotros.

Vaya, vaya, los muchachos planeando un motín.

-No seria buena idea.

Marlon por fin se unió a la conversación, al parecer era el único con un poco de sentido común, es por eso que era mi preferido.

-¿De verdad crees que ella te necesita tanto?
Fácilmente puede conseguir a alguien más estúpido y fiel que nosotros tres.

Un poco de cordura.

Comieron y bebieron sin decir una palabra mas, parecieron entender el punto de Marlon.

Pasaron las horas, lo único que hicieron fue beber y jugar cartas.

Hasta que dieron las 6:30.

El sol se oculto hacia veinte minutos, ahora ya no quedaba nada de su luz.

Era la hora de despertar.
Realmente no necesitaba su ayuda, pero eso les daba algo que hacer, les creaba la ilusión de que eran útiles, de que me eran útiles.

Entre los tres empezaron a cavar, estaba aproximadamente a 6 metros bajo tierra, así que les tomaba al menos 15 minutos en llegar hasta mí.

Para el momento en que me encontraban, yo los esperaba con los ojos abiertos.

-¿Porque tardaron tanto?

Cada que me desenterraban veía la misma expresión en su rostro, no importaba cuantas veces lo hicieran, el que me sacaran de un hoyo en la tierra con vida siempre les impactaba.

Esta noche tenemos mucho que hacer.
Por fin regrese a mi pueblo natal.

Y la búsqueda aun no termina.


-MARIUS VON CHESHIRE







You may also like