Love Letter



Su nombre escrito en la carta.

Sin embargo, el nombre del remitente estaba ausente, algo típico, pensó Karla.
Algo típico en estas fechas, algo típico en este tipo de “acercamiento”.

Una carta de amor anónima.
¿Existe algo más anónimo que el amor?

Por mucho que trates de expresarlo y demostrarlo, al final, solo uno mismo sabe que tan grande es el amor que se lleva dentro.

Solo un día.
Un día para el amor.
Un día para la amistad.

La carta del día de hoy era la misma de todos los años.

Era la misma letra, las mismas palabras, las mismas expresiones.

Y en el mismo día.

Karla parecía estar harta de esto.
Pero tal vez en el fondo.

Ella deseaba, año con año, la llegada de este día.
La llegada de esta carta.

La llegada de esas palabras nunca dichas;  siempre escritas.

Leídas en voz baja.

La misma carta.
El mismo día.

Las mismas palabras de amor……
Casi distintas.
Casi reales.
Una carta de amor.

Algo tan irreal.

Año con año, la misma carta.
El mismo papel amarillento.
El mismo aroma.

¿La misma carta?

Karla se pregunta si en su soledad,
no es ella misma quien se envía la carta.

Quizás es el recuerdo de un viejo y olvidado amor.
Quizás es solo un anhelo

Solo su nombre escrito en la carta.
Como remitente y destinatario.

Como un amor demente y oxidado.



You may also like